¿Sólo siento a mi familia cerca cuando estoy enfermo?

Publicado por Tita Lulú en

¿A cuántos nos ha pasado que nos sentimos queridos cuando estamos enfermos, aquellos días cuando nos sentimos engreídos y también vulnerables que sólo en esos momentos mostramos mejor nuestros sentimientos? ¿Por qué llegar a eso? ¿Por qué esperar esa situación para poder tener sinceridad con uno mismo?

A continuación, a través de esta “huella” quiero guiarlos a poner en práctica algo que les ayudará a ser mejores y no necesitar de estar enfermos para sentirse mejor conectados con su familia.

Si bien estar enfermo nos hace ser vulnerables, nos mostramos más abiertos con nuestras emociones, eso no quiere decir que para expresarnos mejor con nuestra familia recurramos a esta instancia. Pero lo que sí quiero lograr con este capítulo del blog, es poner en práctica lo que sí debes hacer para lograr esa conexión.

La vulnerabilidad cuando uno está enfermo

Cuando uno se siente mal, nuestras defensas bajan, así como también las psicológicas. Nos sentimos débiles como para luchar con nuestro escudo interno, sino que por el contrario lo apartamos y somos lo que en verdad sentimos. En esos momentos es cuando somos más cercanos, miramos con sinceridad las cosas y todas nuestras emociones internas están en calma, en paz. Y la otra persona lo percibe así, se acercan más a nosotros, nos cuidan, ellos también conectan con nosotros y se muestran más reales.

¿Pero y que tal si usamos ese estado emocional todo el tiempo? Ese estado donde no estamos a la defensiva si no que estamos prestos a escuchar y que nos escuchen. Mostrar nuestras emociones es difícil, pero si lo podemos hacer, tal y como lo hacemos cuando estamos enfermos porque nuestras defensas ya no están, nuestro escudo se fue, ya no le damos vuelta a una decisión o pensamiento que nos haga feliz.

Mi familia se preocupa por mí al ver que estoy sin defensa

Eso usualmente sucede. Pueden algunos decir que no siempre es así, y es cierto. Hay miembros de la familia que no lo demuestran porque ellos también están luchando con su yo interno. Muchas personas quieren sentirse en paz consigo mismo, por ello, no quieren mostrar sus sentimientos y prefieren alejarse o no darle importancia a lo que pueda estar ocurriendo. Prefieren no ver lo que pasa para no sentir, ya que eso los hace vulnerables.

Retomando la idea “Mi familia se preocupa por mi al ver que estoy sin defensa”, imagínense que ahora se muestran siempre sin defensas, ¿su familia se preocuparía?, pues sí, pondría más atención a sus necesidades, a lo que quieren decir y eso genera el primer paso que es ser sinceros ustedes mismos, decir lo que sienten. Los verían todo el tiempo tal y como son, sin barreras ni pensamientos limitantes, sino tal cual se sienten. Eso genera una conexión poderosa como familia porque son capaces de conocerse como son, siendo frágiles, estando tristes o también cuando están felices porque lo comparten. Entonces, esto es lo que debemos hacer, buscar esas instancias de unión familiar y forjarla porque recuerden que la familia es la base de todo, y esta base nos guiará siempre por la vida.

DSC_7247

¿Cómo podemos cambiar eso y hacer que todos los días fueran como si estuviera enfermo?

Conexión, justamente ser vulnerables, decir lo que sentimos. Si me siento mal, decirlo. Decir por qué estoy triste o qué algo me hace sentir. O también cuando este feliz, compartamos nuestras emociones y así tendremos el consuelo y apoyo de nuestra familia. ¿Tomar medicina? sí, la del amor, la de un abrazo, la de una sonrisa y nos sentimos mejor, pero para eso es necesario la conexión. Para eso te pido que sigas estos pasos.

Pero deben ser valientes, al inicio no es fácil pero luego si, como todas las cosas que hacemos en esta vida. Inicien poco a poco a mostrarse, quizá con una conversación profunda, luego diciendo cada vez que lo que sienten. Para esto, considero importante tener conversaciones profundas diarias, sólo 30 minutos al día. Esto hará que la familia sea más fuerte, más unida, que disfruten mejor cada momento y sean más felices.

Aplícalo paso a paso

Primer paso: Detectar cómo me siento

Al despertar, abrir los ojos, toma tiempo para analizar cómo te sientes en ese momento. Y escríbelo. Plásmalo en un diario o en tu celular. Luego, debes leerlo y analizar por qué te sientes así. Luego, busca a tu familia para conversar. Si usan los 30 minutos que les indique, cada miembro de la familia puede juntarse cuando todos hayan reconocido cómo han amanecido y luego pueden compartirlo. Así todos serán sinceros y dirán lo qué sienten y sacarán ese escudo, serán vulnerables.

Segundo paso: Conversar del tema

Aquí en este punto como ya lo había indicado aprovechan y díganlo, y hagan que sus familiares les puedan dar consejos de qué podría hacer para sentirse mejor. El conversar ayuda mucho porque te permite sacar todo lo que tienes en la mente, en tus pensamientos.

Tercer paso: llévate las ideas y ponlas en práctica

Durante la conversación estoy segura de que compartirán experiencias que te ayudaran a hacer mejor tu día porque usarás sus consejos y eso es la parte más importantes. Debes poner en práctica para que tú mismo decidas si te funciona o no y cuanto cambio genera.

Cuarto paso: Generaste unión

Conocerse como familia es un principio fundamental de nuestra vida, tener este tipo de acercamiento y compartir cómo nos sentimos, ayuda a fortalecer más la unión familiar porque no sólo se basa en un conocimiento superficial, sino que es profundo. Esto nos permitirá conocer más a nuestros padres, a nuestros hermanos y a nuestros hijos. Lo más importante en la familia es ser profundos, no dejemos las cosas de forma superficial, sino que seamos profundos y entendamos mejor nuestro mundo, nuestra base.

Quiero que en verdad practiquen estos pasos, quiero en verdad que lo hagan porque se darán cuenta qué gran cambio podemos realizar en nuestra familia, y sólo siendo sincero con nosotros mismos, con ellos y compartirlo. Esto es la base, esto es lo que debemos forjar bien en nuestra familia porque nos permitiría hacer grandes cosas juntos, afrontar situaciones juntos y sobre todo no dejar que sufran solos, sino que lo compartan y juntos podrán encontrar una solución, apoyarse y amarse mucho más.

¡Un abrazo fuerte!


0 comentarios

Comenta tu experiencia