Risas y diversión en familia

Publicado por Tita Lulú en

Tenemos a la familia para disfrutarla. Disfrutar de los momentos juntos, de reírnos los uno con los otros, hacer bromas y no molestarnos sino alegrarnos. Contentarnos por las veces que nos divertimos juntos porque lo que tendrán siempre guardado en el alma son los momentos que compartieron en familia.

Siempre que despiertan, ¿piensan en cómo hacer reír a su familia, ya sea haciendo alguna mueca o compartiendo un chiste? Yo creo que no o no siempre es así, simplemente eso fluye. Apuesto que siempre fue así desde que eran pequeños. Sólo disfrutaban del momento, eran ustedes mismos siempre, auténticos. En mi caso, a mi hermano y a mí nos gustaba hacer bromas a mi hermana, eso era tan divertido. Pero, claro, hasta cierto punto, porque había veces que mi hermana se enojaba y es porque llegábamos a incomodarla, a ella ya no le divertía sino por el contrario le fastidiaba. Eso es algo importante que siempre debemos tener en consideración al momento de divertirnos en familia. Más adelante les contaré por qué.

Con esto quiero introducir un gran tema, un tema que siempre debe estar presente en todas las familias, las risas y diversión como dice el título. Nunca olvidarnos de compartir lo que quizá de niños siempre hacíamos, divertirnos, pero que lamentablemente cuando vamos creciendo lo vamos olvidando. Debemos recordar todos esos grandes momentos y seguir compartiéndolos ahora ya de grandes.

La risa

Esta palabra tiene mucho significado para mí. Reír es lo más bonito que puede haber en esta vida, y no hablo por el sonido o cómo se ríe cierta persona sino por la gran sensación que te deja, esa sensación de paz, amor, de estar plenos por dentro. Aunque muchas veces se sienten desconectados de sus presentes, reír ayuda a regresar al momento y disfrutar. Reír hace que todo tenga sentido, que otra vez estén en el presente y no perdidos en sus pensamientos.

La diversión

Esta palabra tan genial significa pasar el tiempo de manera agradable.

Para mi divertirse es hacer lo que uno quiere, desde adentro del corazón pero que muchas veces nos limitamos porque pensamos que no va de acuerdo con nuestra edad o porque pensamos en qué va a decir el resto. Pero, no, divertirse es hacer lo que sientes, claro está, hasta llegar a punto limite. Una frase que siempre mi padre me dice desde pequeña era “Tus derechos terminan cuando empieza los derechos de los demás”. Esta frase es mi cable a tierra, es esa cuerda que me aterriza cada vez que hago bromas por diversión porque no puedo afectar a los demás. Entonces, si tienes siempre presente esto, te animo a que siempre te diviertas, con tu mamá, papá, hermanos, con toda la familia.  

DSC_6922

Unión familiar

Estos momentos que compartimos con la familia hace que nuestra relación sea mas fuerte porque disfrutamos los unos de los otros. ¿No les ha pasado que cuando salen con sus amigos y ríen mucho se sienten plenos? Lo mismo pasa con la familia. No sólo debemos concentrarnos en las situaciones que sean tristes o duras que pasen en nuestras familias, sino que también debemos permitirnos el espacio de reír y disfrutar de estos momentos.

Mirar los rostros y ver las grandes sonrisas de nuestra familia es maravilloso. Deben sentirse agradecidos de poder generarlo y compartirlo. Por otro lado, siempre hay un dicho: “si ríes ahora lloraras después” pero no es cierto. Nuestras emociones siempre están con nosotros, debemos mostrarlas cuando las sentimos, eso hace mejor una relación. Entonces, si tenemos ganas de reír, hagámoslo. Si tenemos ganas de llorar también háganlo, no se limiten sean ustedes siempre.

¿Bromas?

Bueno, podemos aplicar las bromas también si así es la relación con nuestra familia, pero no lo hagan si nunca lo ha sido porque eso en vez de fortalecer la relación familiar puede, por el contrario, romperla. Siempre seamos respetuosos, pero si las bromas es parte de tu día a día, hazlo. Disfruta y haz que tu familia disfrute. Toquen un tema puntual y de eso rían.

¿Cómo poner en práctica las risas y la diversión?

Bueno, les diré pasos que pueden seguir para hacer estas grandes cosas.

No importa si piensan “no hago eso porque no soy así”, no se limiten, no se vean a través del espejo de otros, sino del de ustedes mismos. Entonces, enfóquense en ustedes, en lo que quieren hacer y no lo piensen mucho, sólo háganlo.

Si quieren contar una anécdota chistosa, pues háganlo. Cuenten sus historias. Las historias aquí juegan un papel muy importante porque nos abre un gran camino, un camino lleno de aventura y aprendizaje.

Paso 1:

Cuando quieran divertirse piensen como niños, ¿qué le gustaría hacer a un niño para reírse? Hay cosas tan simples como hacer una mueca, bailar exageradamente, hacer sonidos. Hay tantas cosas, el primer paso es simplemente hacerlo pensando que son niños.

Paso 2:

Hacer una competencia de imitación. Uno baila y el resto debe seguir sus pasos. Hace una mueca y el resto lo imita, o mejor una batalla de baile, eso aparte de divertirlos, los ayudará a hacer ejercicios.

Paso 3:

Contar anécdotas graciosas de niños, algo que recuerden que les dio mucha risa. En este paso puede que hasta algunos lloren y no tanto por reír mucho, sino por lo profundo que fue esa anécdota. En estos recuerdos siempre está la emoción de alegría, pero también de tristeza que siempre está presente en nuestras vidas pero que muchas veces no reconocemos.

Estos pasos, si los practican en cada momento y son intencionales al hacerlo, estoy segura de que los ayudará mucho. Soltarse y dejar que las cosas fluyan es clave para disfrutar de estos momentos. No se cuestionen sólo disfruten. Sean ustedes desde el interior, no desde el espejo de las personas. Tú eres quien eres internamente y no quien tratas de parecer por lo que te dice el resto.

Disfruten y vivan plenos, vivan con alegría de momentos vividos en familia, momentos que se quedarán siempre en sus memorias y podrán pasar de generación en generación. Ese es mi más grande deseo. Tengamos más familias envidiables, y ¿cómo son esas familias? Pues simplemente hechas con amor, unión y apoyo. Construyamos más familias así.

¡Un fuerte abrazo!


0 comentarios

Comenta tu experiencia