¿Por qué no hacemos familia con otras personas también?

Publicado por Tita Lulú en

Hay mucha gente a nuestro alrededor que necesita de amor.

Y esta es una frase muy cierta. Muchas veces creemos que el amor que siento por mí mismo es suficiente o que si tengo y doy amor a mi familia todo está bien. Pero eso no es cierto. Debemos amar a todas las personas a nuestro alrededor por el simple hecho de ser personas. Sólo por ser seres humanos debemos amarlos.

Este tipo de tema es tan grande porque podríamos entrar en las diferentes relaciones que podemos construir para formar una familia. Ya que, familia también puede ser construida con mis amigos, con mis compañeros de trabajo, a quienes vemos más que a nuestra propia familia. ¿Por qué no construir una gran relación y ayudarnos entre nosotros mismos? No solo para generar un lazo fuerte de unión, sino para compartir experiencias y unión en las familias, hacer que la sociedad se lleve mejor y esto es por la cadena de simpatía que se puede ir formando desde uno.

Los amigos

Son las personas que escogemos para que formen parte de nuestra vida. Son aquellas personas con las que podemos compartir amor, lealtad, compromiso y sobre todo unión. Tener a alguien en que confiar es sumamente importante. Pero con esto no quiero decir que sólo debamos sentirnos plenos cuando compartimos con nuestros amigos porque también debemos sentirnos así con nuestra familia.

Entonces, tener un amigo nos ayuda generar relación profunda, conocer a la persona para compartir las alegrías y tristezas, pero lo más hermoso es poder conocer a sus familias.

La cadena que les mencioné líneas arriba se refería justamente a compartir con nuestros amigos y familia, contagiarnos con cosas geniales que una familia puede hacer y eso replicarlo. Además, conocer a las familias de las otras personas ayuda a afianzar las relaciones, a conocerlas más, a escucharlas y a conocer su historia. Y Ahora ya no tienes una familia, sino que tienes más de una.

La familia es amor y es la base de nuestra vida, por ende, qué lindo es poder compartir esa base con el resto. No lo pensemos y hagámoslo. Veamos las grandes experiencias y aprendizaje que podemos tener y las grandes cosas que podemos hacer conociendo a grandes familias.

img_3098_48307609531_o

Seamos reales

En ese proceso de conocer a un amigo, uno siempre debe ser real, como es en su propio espejo y no del resto. No aparentar y ser alguien quien nunca quiere ser. Seamos desde el inicio transparentes, compartamos desde la sinceridad, si, seamos vulnerables. Esto ayuda a afianzar y entender mejor una relación de amistad. Si así inician, conocerás los valores de esa persona y su familia, y podrás decidir si quieres formar parte de ella y que además ella forme parte de tu familia. Por ello, uno siempre debe buscar ser real y así mostrarse siempre.

Adicional, ser real contagia. Ser sincero hace que el resto también lo sea, entonces al mismo tiempo de construir esta gran amistad, ayudas a mejorar al resto, ayudas a ser mejores personas y eso es lo más gratificante. Somos seres humanos que estamos en este mundo para disfrutar, para vivir siendo mejores y ¿cómo lo somos? Siendo personas que aman, que aman incondicionalmente a su prójimo, que lo cuida y siempre está para lo que necesite. Si todos los practicamos de esa manera, seriamos grandes, grandes en este mundo.

Generar relación bonita y duradera

Ahora generemos esta relación, una relación que no sólo se basa en dos personas o unas cuantas más, sino que se trata de una relación de familia, de crecer y conocer más personas. De empatizar como seres humanos y no perder la oportunidad de hacerlo. Respetar las historias de las personas y atesorarlas y aprender mucho de ellas porque de eso se trata, de aprender de las circunstancias. Para generar esta relación, al igual con nuestra familia, lo que debemos hacer es comunicarnos. La comunicación es una parte fundamental de la creación de toda relación. Les contaré cómo practicarlo y los pasos a seguir para cumplirlo.

Pasos para practicar

Para poder construir relaciones fuertes y crecer en las familias es muy importante la comunicación y para ellos les comparto pasos que deben cumplir para formar los lazos importantes que se crean a través de la amistad pero que se vuelve familiar.

Paso 1:

Escuchar: Lo primero que debes hacer para construir relaciones es saber escuchar a las personas. Las personas siempre quieren hablar de ellas mismas, entonces démosles esa oportunidad que no siempre tienen. Escuchemos e interesémonos de su historia y las grandes cosas que han hecho y superado.

Paso 2:

Preguntar: Preguntemos sobre ellas, sobre las cosas que le gustan, sobre sus propósitos de vidas, quizá podemos ayudar o hasta podemos dar ánimos que quizá nunca hayan recibido. O simplemente mostrémosle que confiamos en que lo puede lograr.

Paso 3:

Reír: Esto es muy fundamental, como ya les he contado en una “huella” pasada, reírse y compartir de ese momento es lo más hermoso que puede haber porque genera mayor conexión, une a las personas más. No lo dejemos y en verdad seamos intencionales en generar ambientes donde rían y disfruten.

Paso 4:

Llorar: Si, esto puede sonar un poco contradictorio, pero no lo es. Las personas están conectadas más a través de la vulnerabilidad. Si son vulnerables pueden compartir situaciones que les genera emoción de tristeza y eso es bueno compartirlo porque podemos mostrar nuestro lado compasivo y entender la emoción de la otra persona porque muchas veces nosotros sentimos lo mismo.

Deseo en verdad que podamos construir más familias, y no nos quedemos sólo con el vínculo de amistad y ya está, sino que transcendamos y conozcamos a las familias, permitamos que también conozcan a la nuestra. Compartir eso afianza mucho más una relación, la hace más pura. Pero recuerda siempre ser real y transparente, no trates de ser alguien que no eres.

Construyamos más familias, nuestra base puede expandirse y es tan hermoso que todo pudiéramos lograrlo.

¡Un abrazo fuerte!


0 comentarios

Comenta tu experiencia