El amor de la familia

Publicado por Tita Lulú en

Cuando uno es niño, siente el amor a la familia de manera natural, sin ataduras ni complejos, sólo lo sentimos. Pero cuando uno se convierte en adulto, el amor está cargado de experiencias tanto positivas como negativas, eventos que no hubiéramos deseado pasar. Esto genera rencor, genera ese sentimiento de atadura al pasado que no nos permite ser libres y expresar nuestro amor limpio y sincero. Con este blog quiero ayudarlos a salir de ese estado y entender que sobre todo las cosas la familia es primero.

El amor

El amor, esa palabra que siempre está en nuestra cabeza, pero no sabemos como transmitirla o muchas veces no sabemos cómo reconocerla. Pues ese amor somos nosotros mismos, ese amor inicia desde adentro de nuestro ser, de nuestra alma. Para poder transmitir amor es muy importante reconocerlo en uno mismo primero. El amor es una emoción que uno decide tener. El amor debe llenarnos primero a nosotros y el exceso, lo que rebalse, ese es el amor que debo compartir con los demás. ¿Por qué? Porque uno sólo puede amar si primero se ama, se entiende, se comprende. Primero amémonos nosotros para poder dar ese amor a quienes están a nuestro alrededor, nuestra familia.

Bride and Groom Holding Hands

La familia

Somos seres humanos que por naturaleza debemos vivir en grupo y por eso iniciamos juntos, en familia. Debemos estar siempre unidos, no es necesario físicamente sino de alma y corazón. Las familias deben ser cómplices, deben ser uno. Pero cómo relacionarnos es lo complejo porque vamos creciendo.

La familia es protección, es el lugar donde podemos ir cada vez que nos sintamos mal, cada vez que queremos explotar. Ellos siempre estarán ahí. A pesar de las circunstancias que podamos tener cada uno, siempre la familia estará ahí para nosotros.

Recuerden esto, todos los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos y nosotros los hijos siempre queremos lo mejor para nuestros padres. Entonces ¿por qué no lo demostramos como se debe?, ¿Por qué hay muchos padres que se sienten tristes porque sus hijos no los llaman? Y la respuesta es porque necesitan afecto, porque necesitan saber que sus hijos están allí.

Cuando uno es niño, muchas veces nos enseñan a no mostrar nuestros sentimientos, por lo que lo reprimimos y nos olvidamos de ellos. Por ejemplo, no les ha pasado de niños que cuando se golpeaban, te decían que los niños fuertes no lloran. Pero en ese momento tú sí querías llorar, querías que alguien te abrazara y te reconforte por ese dolor. Pero en vez de eso, lo reprimíamos y lo olvidábamos. Pero en algún momento regresa, en algún instante de nuestras vidas salen a relucir. Lo mismo pasa con nuestros padres, muchos padres quisieron dar lo mejor para sus hijos, y en el camino no dedicaron tanto tiempo a los hijos que hubieran querido. Ahora que tienen el tiempo no lo pueden dar porque sus hijos están ocupados en otras cosas.

Lo que quiero transmitir con esto, es que debemos darnos el tiempo para compartir con nuestra familia, con nuestros padres y hermanos. Recuerda que lo que queda en las personas son los momentos que pasan juntos. Entonces háganlo, propongan eso a sus padres. Generen instancias para que puedan estar juntos, reuniones una vez por semana, una salida familiar. Pónganse propósitos y cúmplalos, no saben lo maravilloso que eso sería y los felices que se sentirían.

Por otro lado, es muy importante reconocer que todos los seres humanos somos profundos, somos seres de emociones guardadas y lo que busco es que lo podamos sacar para así disfrutar nuestro momento, momentos llenos de felicidad.

Si hay recuerdos guardados, debemos sacarlos mediante una conversación sincera. Debemos ser vulnerables para que nos escuchen, digamos lo que sintamos y lo mucho que aman a sus padres. Si tuvieron una experiencia dolorosa en el pasado, díganlo. Quiten ese peso que llevan y sean sinceros, transmitan, sin temor, cómo eso les hizo sentir.

Nuestra familia no quiere vernos tristes o sufriendo, ellos nos escucharán y entenderán. Eso te permitirá darte cuenta de que no somos los únicos que guardamos cosas, ellos también tienen cosas por compartir. ¡Hazlo! ¡Date la oportunidad de hacerlo!

Mediante este blog quiero ayudarlos con herramientas a mantener una muy buena comunicación con sus familias. Quiero que puedan hablar sin miedos, sin temor a no ser amados. Debemos ser vulnerables en muchos momentos de nuestras vidas para liberar las emociones que muchas veces guardamos. Asimismo, quiero compartirles muchas ideas para que ustedes puedan aplicarlo en su día a día, para que cada vez que estén con sus familias disfruten el momento y no se desconecten de ese presente.

Silhouettes of a Family Watching Sunset on the Beach

Ser intencionales

Para ser intencional debemos hacer acciones a propósito. Es hacer lo que uno se propone. Entonces, empecemos a trabajar con la familia ¡Hazte una agenda para esto!

Una de las grandes ideas de mi hermana fue hacer un calendario familiar donde resaltaba las fechas importantes como cumpleaños, así toda la familia nunca olvida los días de celebración. Consideró también a nuestra familia que no estaba presente pero que desde el cielo siempre nos cuida. Asimismo, colocó una fecha por mes donde tendríamos una reunión familiar. Eso fue lo mejor porque ya teníamos pactado nuestra agenda familiar para todo el año.

La felicidad

La felicidad es un estado emocional que uno decide tener. Pero eso siempre está acompañado del amor a los nuestros, a nuestra familia.

Con tu familia, cada momento es felicidad, pero únicamente se logra cuando estas al cien por ciento conectado. Cuando tu mente y cuerpo están orientados al presente, disfrutando.

Recuerda que ser feliz es una decisión. Entonces decide hacerlo. Decide disfrutar cada momento, pero antes recuerda ser libre, no debes guardar nada.

Mediante este blog profundizaremos en este gran mundo que es la familia, hablaremos de diferentes perspectivas, situaciones y emociones. Acompáñame por este gran camino que nos llevará a un solo lugar, el amor.

¡Un abrazo!

Categorías: Familia

0 comentarios

Comenta tu experiencia