¿Cómo me relaciono con mi familia?

Publicado por Tita Lulú en

Lo primero que debemos entender es que nosotros somos lo que nuestra familia es. Nos comportamos o actuamos según cómo hemos ido aprendiendo a lo largo de los años, con cada experiencia y situación que hayamos vivido. Por eso, la familia cumple una función muy importante en cómo somos como personas, cómo nos relacionamos con el prójimo. Por ello, para uno ser pleno en todas las partes de la vida, debe tener una buena relación con la familia, perdonar, amar y comprender. Esto ayuda a que el ser humano sufra menos ante los eventos de la sociedad y pueda desarrollarse mejor y crecer cada día más.

¿Qué es relación?

Si busco la definición por diccionario me da como respuesta lo que he venido repitiendo en los tres artículos anteriores, conexión. La relación es conexión que hay entre dos o más personas. Entonces, sólo el nacer genera una relación de familia, con nuestros padres y hermanos. Cuando somos pequeños esa unión lo entendemos porque así nos dicen que es, así nos enseñan o tratan de transmitirnos nuestros padres día a día, pero ¿qué pasa luego cuando vamos creciendo? Pues vamos formando nuestro mismo entendimiento, nuestros pensamientos críticos sobre algo, sobre cómo nos sentimos. Y es ahí al punto que quiero llegar porque para que esta relación se mantenga a pasar del tiempo es importante la base que se ha colocado ahí en nuestra vida familiar, como se ha formado y cómo nos desenvolvemos en ella.

¿Cómo genero esa relación con mi familia?

Recordando

¿Recuerdan que hacían de pequeños? ¿Que los hacía sentir unidos a su familia? Háganlo ahora, háganlo ahora de adultos y saben ¿por qué? porque siempre somos niños, siempre debemos sentir que no hemos perdido eso. Una vez que lleguen a los recuerdos, conecten con el presente, conecten con lo que ahora son. Las conversaciones también son importantes. ¿Lo hacían de niños? Puedo apostar que era muy superficial, pero conversar era bonito, agradable, pues háganlo ahora conversen, pero profundamente, expresen lo que sienten, quieren y extrañan. Eso es importante. Repito otra vez, practicando las conversaciones profundas, haciendo lecturas familiares juntos, compartir un tema. Sólo sé sincero con lo que tienes dentro y compártelo con tu familia, ellos lo entenderán, te agradecerán y también lo aplicarán.

¿Por qué eso me ayudará en la vida y cómo?

Porque la familia es la base de todo. Si esa base está bien hecha podremos ir siempre adelante contra todo lo que suceda porque nos sentiremos bien, amados, tranquilos, sabiendo que al regresar a tu hogar encontrarás a las personas que más amas, que conversan de como estuvieron en sus días, con quienes puedas llorar por algo que te hizo sentir mal y que no te juzguen y te digan que eres débil porque no lo eres. Eso es lo principal, estar en paz en la vida interior y la familia ayuda a que una persona esté completa.

Woman Carrying a Basket on Her Head

¿Qué impacto tiene en mi día a día?

Tiene un impacto potente. Imagínense un día que amanezcan mal, pero no saben por qué, pero si conversan del tema con la familia, te ayudan a entenderlo a interiorizarlo y ellos comparten contigo otras experiencias y puntos de vista. Mostrar cómo somos ayuda a fortalecer mejor las relaciones, además, nos da un alivio profundo porque no debemos aparentar un estado emocional, sino que transmitimos lo que en verdad sentimos. Debemos abrirnos a compartir esos momentos que son de mucha sabiduría en la familia porque está presente la unión, comprensión y sobre todo amor.

Aplícalo

Para generar una relación más fuerte y profunda, podemos aplicar estos consejos día a día:

En el desayuno, conversen, en el almuerzo compartan. Y ahí les pongo un reto. No prendan el televisor, si quieren escuchen música, pero no tengan distracciones visuales y ¿el celular? Déjenlo a un lado, ya que también es un objeto distractor.

Después de ver una película, hablen de lo que les trasmitió. No les ha pasado que ven algo y en un punto de la película les transmite un mensaje, mensaje que hace que sienta una emoción, pues compártanla con la familia. Hagan una reunión de análisis de lo que han visto y compartan. Muestren qué esa película les hizo sentir y por qué, sobre todo porque esas emociones siempre se relacionan con algo que hayamos vivido o algo que siempre tenemos en la mente. Entonces, compartirlo también ayuda a liberarte y explicar tu emoción y entenderlo.

Sé que no todo es ser felices o tristes, entonces cuando se enojen también háblenlo, dejen que la persona libere esa emoción y hablen. De lo que sienten. Demos ese espacio a la persona porque lo necesita porque lo más probable es que haya estado conteniéndose y darle un espacio para liberarse también genera conexión, comprensión y mucho amor. Respeten sus emociones, que siempre debemos mostrarnos como seres humanos que somos.

El ser plenos y ser conscientes de nuestras emociones nos ayudan mucho a desenvolvernos mejor en sociedad. La familia es el centro de todo lo que hacemos. Entonces, forjen ese lazo de amor mucho más fuerte, háganlo mucho más valioso en cuanto a calidad, sean sinceros. Esto nos ayuda mucho, nos ayuda a ser mejores. Tener una base tanta fuerte, nos ayuda a crecer, a ir contra el mundo, con lo que pasa.

Pongan en práctica los consejos de forma continua y lo más sincera posible. No tengan miedo y aplíquenlo. Amen sin barreras, no tengan miedo a ser vulnerables. Recuerden que la familia es el centro de nuestra vida, si nuestra base es fuerte podrán salir a delante, podrán pasar adversidades que nos pone la vida. Y este gran principio que es la familia, lo podrán compartir con otros, contagiarán y así tendremos una sociedad más bondadosa, mas conscientes y mas presente y sobre todo que cuide, proteja y ame a su familia.

¡Un abrazo fuerte!


0 comentarios

Comenta tu experiencia